lunes, 18 de junio de 2007

"El padre de las RRPP"


Edward Bernays (1891-1995)


Edward Bernays (22 de noviembre de 1891 – 09 de marzo de 1995) es considerado por muchos como el “padre de las relaciones públicas”, aunque hay quienes sostienen que el título le pertenece en realidad a Ivy Lee, otro de los primeros relacionistas públicos. Como miembro del Comité Creel, contribuyó con el Presidente estadounidense Woodrow Wilson durante la Primera Guerra Mundial, elaborando campañas propagandísticas a favor de los objetivos de guerra de los aliados. Posteriormente, diseñó campañas de relaciones públicas para políticos y compañías como General Motors, Procter & Gamble y American Tobacco.


Nacido en Viena, pero criado en los Estados Unidos, Bernays era sobrino de Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis. Sus esfuerzos de relaciones públicas ayudaron a popularizar las teorías de Freud dentro de los Estados Unidos. Bernays también fue pionero en el uso por parte de la industria de las relaciones públicas de la psicología y otras ciencias sociales, con el fin de diseñar sus campañas de persuasión pública. Bernays argumentaba que “si entendemos el mecanismo y los motivos de la mente grupal, ahora es posible controlar y regimentar a las masas de acuerdo con nuestra voluntad, sin que ellas lo sepan”. Denominó a su técnica científica de moldeo de opinión la “ingeniería del consenso”.


Una de las técnicas favoritas de Bernays para manipular la opinión pública era el uso indirecto de “autoridades de la tercera parte” para defender las causas de sus clientes. Bernays afirmaba: “Si puedes influenciar a los líderes, con o sin su cooperación conciente, automáticamente influenciarás al grupo que ellos dominan”. Por ejemplo, para promover las ventas de tocino, Bernays condujo un sondeo de médicos y reportó sus recomendaciones de que la gente debe comer desayunos sustanciosos. Envió los resultados de la encuesta a 5,000 médicos, junto con publicidades que promocionaban el tocino y los huevos como un desayuno sustancioso.


Entre los clientes de Bernays se contaban el Presidente Calvin Coolidge, Procter & Gamble, CBS, la American Tobacco Company, General Electric y Dodge Motors. Adicionalmente a sus contribuciones a estos clientes famosos y poderosos, Bernays revolucionó las relaciones públicas al combinar el rol tradicional del agente de prensa con las técnicas de la psicología y la sociología, para crear lo que un escritor denominó la “ciencia del sin sentido”.